Errores típicos que cometes al limpiar tu casa y dañan tu salud

limpieza

Errores típicos que cometes al limpiar tu casa y dañan tu salud

Ponerse a limpiar no es tarea fácil, pero cuando nos ponemos cometemos varios errores comunes que pueden causarnos enfermedades. Te decimos qué debes hacer

Ponerse a limpiar da mucha pereza. Podemos pasar horas (cuando finalmente nos ponemos) intentando dejarlo todo como los chorros del oro, pero mantener limpio un hogar es una tarea compleja que no todo el mundo sabe acometer y que puede influir bastante en tu salud. Hay espacios de tu casa que dejas sin asear, y no porque no quieras, sino porque ni siquiera te percatas de que existen.

Todos sabemos que limpiar el baño debería ser una tarea diaria y que más o menos debemos limpiar con frecuencia las juntas de la ducha y bañera, el lavabo y el váter, pero muchas veces nos olvidamos de las cortinas, donde se acumula mucha suciedad.

Si hay mucho moho (y esto también es aplicable a las juntas del baño) lo mejor es la lejía diluida en agua. Si hay manchas normales, puedes meter la cortina en la lavadora. Cada vez hay más mamparas y las cortinas están en peligro de extinción, pero para quien las tenga, aplicar esto evitará que tengas riesgo de contraer algún virus indeseado.

Rune Sovndahl, confundadora y CEO de una emperesa de limpieza comenta los peores errores más comunes que debemos evitar para no poner en riesgo nuestra salud y la de nuestros familiares.

El lavabo y el fregadero son ambientes perfectos para que prosperen las bacterias como el E.coli y la gente no lo limpian tan amenudo como deberían. Los gérmenes que se quedan en estas pilas se extienden rápidamente hacia cualquier elemento que coloquemos ahí. Usa una esponja con agua tibia y jabón para limpiarlos cada vez que laves los platos o en el caso del baño, los dientes.

Cuando la mayoría de la gente limpia, ignoramos algunos lugares muy obvios y a los que no prestamos apenas atención. Interruptores de luz, mando a distancia o los pomos de las puertas son algunos de los puntos que más tocamos en casa y que albergan más gérmenes y bacterias. En el caso de los primeros, se pueden utilizar hasta 100 veces al día y por diferentes personas, provocando que los virus se extiendan rápidamente unos a otros. Pulir todos estos puntos con un spray y unos bastoncillos debería ser algo más común de lo que es.

Te sorprenderás cuando lo limpies... (iStock)
Te sorprenderás cuando lo limpies… (iStock)

Muchos habrán pensado que los lavavajillas no necesitan limpiarse y que un aparato que deja los platos como nuevos no necesita que se limpie, porque se limpiará solo, ¿no? Falso. Estos se obstruyen con los residuos del jabón y de alimentos, lo que conducirá a su putrefacción y moho. Estos hongos que se crean pueden causar problemas de salud como una irritación de garganta, tos y enfermedades respiratorias, además de problemas digestivos. Se debe lavar después de cada puesta, quitando los restos de comida y poniéndolo vacío y con alta temperatura para mantenerlo impecable y libre de moho.

El teclado, lo que menos se limpia

Otro de los lugares que casi nadie asea es el teclado del ordenador, ¿lo habías pensado? Pues vuélcalo y pégale unos golpecitos, te vas a sorprender de lo que sale de entre las teclas. Puedes coger un clip, o un alfiler para ser más preciso, después un paño húmedo y te librarás de todos los males que podrías coger con él.

¡Revísalo! (iStock)
¡Revísalo! (iStock)

Para asegurarse de que todo se limpia adecuadamente, es útil y beneficioso hacer una limpieza general de vez en cuando. Si no te apetece hacerlo, llama a alguna empresa especializada que lo haga por ti, suelen ser bastante económicas y no tendrás que preocuparte por nada. Tu casa quedará limpia completamente y durante más tiempo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top